Qué es la mitomanía | definición y cómo se trata

La mitomanía es un trastorno muy extendido en las sociedades modernas. Sin embargo, no siempre implica un trastorno patológico que tratar. Según sea el nivel e intensidad de los síntomas, se puede encuadrar al mitómano en diferentes patologías.

Para empezar, vamos a ver qué es un mitómano, cómo se comporta, cuáles son sus síntomas. Y, por supuesto, cuál sería el tratamiento ideal.

Qué es un mitómano: definición

Un mitómano es una persona que miente de forma compulsiva debido a su extrema capacidad fabuladora. Se podría decir que es alguien parcialmente desconectado de la realidad. Sobre todo, de su propia realidad.

El origen de la palabra mitómano lo encontramos en el griego. Mythos y Mania configuran un significado claro: contar una historia a través del deseo desordenado. En palabras simples, el mitómano es el que inventa una realidad propia a partir de un desorden interior.

Cómo actúa el mitómano y por qué

La mitomanía, como hemos señalado, es una capacidad para la mentira y la fabulación extrema. ¿Por qué lo hace? Hay varios motivos, todos relacionados con la idea de mantener la integridad del Yo a pesar de que dicho Yo no tenga una relación sana con la realidad. En este sentido, un mitómano puede tener como objetivo último, por ejemplo, ser reconocido por los demás. Eso sí, a costa de cosas inventadas y falsas.

Por lo general el mitómano tiene otras patologías inherentes. Es decir, la mitomanía es un síntoma de varias problemáticas más graves. La mentira y la fantasía con el fin de obtener atención son rasgos claros de personas que necesitan más atención. Por lo tanto: siempre subyace una falta de cariño de origen en el mitómano.

Por otro lado, al tener que sostener una realidad que no es cierta, sino inventada, el mitómano dedica gran parte de su tiempo a tener bajo control todo el entramado que ha construido. Es decir, sufre de un gran estrés para mantener los andamios de su propia mentira.

Por lo general, se asocia la mitomanía con la bipolaridad, el trastorno límite de personalidad y la esquizofrenia.

Características básicas

  • Búsqueda constante de aceptación del otro
  • Naturaleza impulsiva
  • Los mitómanos no se adaptan bien al entorno
  • Poca autoestima y aceptación
  • El mitómano distingue la realidad de la ficción pero lo oculta.
  • Pocas habilidades sociales o forzadura en ellas.
  • Gran capacidad narrativa para armar relatos creíbles, aunque falsos.

¿Cuáles son los síntomas?

La mitomanía se puede identificar a partir de múltiples síntomas. Sin embargo, cada uno de ellos no tiene por qué configurar a una persona mitómana. Repasemos los principales:

  • El mitómano exagera por definición la realidad: lenguaje hiperbólico
  • Siente miedo de ser descubierto en su mentira.
  • La mentira ocupa cada vez más espacio en el conjunto de sus expresiones.
  • La visa social del mitómano tiende a ser decreciente, pues es descubierto muchas veces.

¿Cómo tratar la mitomanía?

Si sientes que cumples con varios de los rasgos señalados y, además, percibes que hay algo patológico en tu conducta, conviene que asistas a una terapia psicológica. ¿Por qué? Para tratar de identificar el origen de tu problema.

Por lo general, una persona mitómana oculta un problema subyacente relacionado con el cariño y la atención recibidas. Examinarlo en presencia de un analista es la mejor manera para reconducir al paciente.

En nuestro gabinete ofrecemos terapias psicológicas orientadas también a resolver este tipo de problemas. Con la ventaja de que la primera sesión es completamente gratuita (en Madrid o Online).

Puedes informarte mejor aquí: Terapias psicológicas personalizadas.