Online

Hay diferentes razones por las que una persona no puede acudir a terapia de manera presencial.

Lo más habitual es que una persona que ya ha empezado un proceso terapéutico tenga que mudarse a otra ciudad de forma temporal o definitiva, tenga que viajar a menudo por trabajo o una larga enfermedad le impida salir de casa. En cualquiera de estos casos propongo continuar la terapia de forma on-line.

Soy partidaria de la terapia presencial, lo cuento en la primera entrevista, pero siempre estoy abierta a las demandas y peticiones que me hace la persona cuando nos conocemos. Por referencias (la persona quiere trabajar conmigo pero no vive en la misma ciudad) o por preferencia (se siente más segura) puedo acceder a hacer la terapia on-line desde la primera sesión.

¡Explícame tu caso y buscamos la mejor opción!